bimaristan

La musicoterapia en la Edad Media

 

La musicoterapia, según la American Music Therapy Association es: “El uso controlado de la música con el objeto de restaurar, mantener e incrementar la salud mental o física. Es la aplicación sistemática de la música, dirigida por un músico terapeuta en un ambiente terapéutico, con el objeto de lograr cambios de conducta. Estos cambios ayudarán al individuo que participan de esta terapia a tener un mejor entendimiento de sí mismo y del mundo que lo rodea, pudiendo adaptarse mejor a la sociedad.”

 

En la actualidad conocemos la existencia de múltiples terapias no farmacológicas para el tratamiento de enfermedades mentales, sin embargo, poco sabemos del origen de las mismas y del trato que se les daba a los enfermos. Los primeros hospitales psiquiátricos se construyeron en la Edad Media y, cuando comienzas a indagar, resulta de lo más enriquecedor averiguar que los primeros en cuidar, proteger y dignificar la vida de los por entonces llamados “locos”, fueron los musulmanes.

El primer Bimaristán u hospital público psiquiátrico construido en Al-Andalus fue en Granada y data del siglo XIV, aunque existen hipótesis que indican que el primero fue el de Valencia en el siglo XIII. La arquitectura del edificio estaba pensada para que contribuyera a la curación de los enfermos; estaba siempre presente la idea del equilibrio, la proporción y el ritmo; por ello contaban con diversos elementos como: fuentes, plantas, árboles, flores, etc.

Para curar la locura se utilizaban tratamientos que manaban de la teoría de los humores. Mediante diversos métodos trataban de modificar los estados emocionales de los pacientes con diversos procedimientos como: la dietética, la gimnasia,  la hidroterapia o los masajes con aceites aromáticos. Aunque también usaban las sangrías y la toma de medicamentos (laxantes y diuréticos en su mayoría). No obstante, la musicoterapia fue uno de los procedimientos más importantes y con mejores resultado, por ello analizaremos detenidamente este punto:

En el Islam el oído se considera el más importante de todos los sentidos. Afirman que la música, ergo la musicoterapia, influye positivamente en los cuatro humores del organismo. En los hospitales islámicos, el laúd y el ney, eran los instrumentos más utilizados ya que serenaban el espíritu de los internos y calmaban sus emociones. Cada una de las cuatro cuerdas del ney representa uno de los cuatro elementos: fuego, aire, tierra y agua. En cuanto al sonido del laúd, cada una de sus cuerdas, provoca el efecto de los diferentes elementos: calor, ligereza, frío y pesadez. En este sentido, consideraban que el sonido de las cuatro cuerdas al unísono permitía armonizar y sintonizar al hombre con el universo.

Por estos motivos no es de extrañar que, en los bimaristanes, el sonido del agua de las fuentes y canalizaciones internas fuera continuo. Los enfermos escuchaban la palabra armoniosa de poetas y narradores, incluso los médicos dominaban el arte de la palabra ya que consideraban que podían transmitirles paz y sosiego, al tiempo que les extraían información sobre sus dolencias. Y es que, según la tradición islámica, cuando a la forma verbal se le añade una melodía y un ritmo a través del arte musical, se pueden llegar a producir efectos notables de mejoría en el ser humano. La música cura las dolencias físicas y anímicas, exhorta la belleza y fortalece el carácter.

En El Mundo de Alycia creemos que estas terapias son muy beneficiosas y defendemos este tipo de tradiciones ancestrales. Por ello, contamos con músicos que además son profesionales sanitarios.Si quieres saber más al respecto, puedes entrar en nuestra pestaña de servicios, rellenar el formulario de contacto, enviarnos un e-mail a info@elmundodealycia.org, o llamarnos por teléfono: 645 29 34 70.

“En verdad, si no fuera por la música, habría más razones para volverse loco”.

Piotr Ilich Tchaikovski
Fuentes:Islamyal-alandalus.es | Ponterapia.com | Islamhoy.org |
Ayúdanos a crecer y comparte este artículo: