humores-1

La Teoría de los cuatro humores

Tal vez una de las teorías más importantes sobre medicina, desde la época de la Grecia Clásica hasta el siglo XVII, fue la Teoría de los cuatro humores. A través de ésta se explicaban todas las enfermedades o discapacidades que un individuo pudiera tener, en base a un exceso o déficit de alguno de los humores. Los filósofos que iniciaron y realizaron mayores aportaciones de esta teoría fueron: Parménides, Empédocles e Hipócrates.

La teoría defiende que los elementos básicos que componen la naturaleza (aire, agua, tierra y fuego) se encontrarían representados en el cuerpo humano en forma de cuatro humores: la sangre, la bilis amarilla, la bilis negra y la flema. Hipócrates propuso que el temperamento de un individuo, respondía al predominio de alguno de los humores, dando lugar a cuatro tipologías, mutuamente excluyentes, que serían estables a través de toda la vida de la persona y que darían cuenta asimismo de todas las variantes de personas posibles, así como de los trastornos mentales a los que las personas pertenecientes a cada tipología estarían predispuestas. Así pues, Hipócrates enuncia lo que podríamos considerar una primera teoría de las diferencias individuales al distinguir entre:
  • El tipo sanguíneo, en el que predominaría la sangre, caracterizado por un gran entusiasmo, actividad y volubilidad.
  • El tipo colérico, en el que predominaría la bilis amarilla, presentando una gran irritabilidad.
  • El tipo melancólico, en el que predominaría la bilis negra y que tendría una tendencia a la tristeza.
  • El tipo flemático, en el que predominaría la flema y del que podríamos destacar las características de apatía y frialdad.
 
Dos siglos más tarde el médico romano, Galeno (129-199 a.C.) desarrollaba la propuesta de Hipócrates atribuyendo a los humores, no sólo la raíz del temperamento, sino también de las enfermedades.En aquellos tiempos se consideraba que el desequilibrio entre los distintos humores provocaba las enfermedades y que este desequilibrio se debía al estilo de vida que las personas llevaban, siendo la alimentación uno de los factores más importantes. Por ello, los médicos administraban medicinas frías para las enfermedades calientes, y remedios secos contra las enfermedades llamadas húmedas.
Quizá uno de los aspectos más importantes de Hipócrates es que reconoce la multiplicidad de factores ambientales, sociales e incluso cosmológicos que influyen en la persona. Trata de conocer cómo el paciente cambia o es afectado por una enfermedad, tanto en su cuerpo como en su mente, conociendo los factores externos y ambientales que influyen en la génesis y evolución de la enfermedad. Dio importancia a los aspectos biográficos y personales, que caracterizaron al paciente hipocrático como portador de una enfermedad única y propia de cada persona. Insistía en que para diagnosticar adecuadamente, el médico debe estudiar en el paciente no sólo su enfermedad, sino también conocer todo lo que sea posible acerca del estado del paciente, su vida diaria, sus ocupaciones, sus antecedentes familiares o el medio ambiente en el que vive.
En el Mundo de Alycia tratamos a las personas holísticamente, ya que consideramos que cada persona es un mundo; con sus necesidades, experiencias, carencias, deseos y metas. Por ello, ofrecemos diferentes soluciones adaptadas a cada individuo intentando cubrir todas las parcelas de su vida para mejorarla: salud, bienestar, ocio, cultura, deporte, gastronomía…

"El equilibrio es la clave para una vida exitosa. No niegues tu mente, cuerpo o espíritu. Invierte tiempo y energía en todos por igual; será la mejor inversión que habrás hecho”.

Tanya Wheway

Fuentes:www.cinicos.com | Bibliotecadigital | www.academia.edu |
Ayúdanos a crecer y comparte este artículo: