lgtbi

Mayores LGTBI, una asignatura pendiente

Nuestros mayores LGTBI son posiblemente uno de los colectivos más olvidados y estigmatizados de la sociedad. En la fotografía que os mostramos, realizada en agosto del 2016 en La Rambla de Alicante, aparecen reflejadas tres generaciones que muestran su asombro ante la cuarta generación: una pareja de hombres de la tercera edad que pasea unida de las manos. 

<span El hombre de la derecha, con su polo de marca, unos pantalones por la rodilla y el diario en la mano, absolutamente incrédulo ante la situación, incluso se da la vuelta cuando pasan para comprobar que era cierto lo que sus ojos veían. La mujer que lleva el carrito, a punto está de tropezar por la situación que tiene ante ella y, posiblemente, si pudiera cruzar la calle para que su hija no presenciara la situación, lo haría. Sin embargo, la niña ya ha visto a la pareja y, como es habitual a esas edades, observa la situación con la finalidad de explorar lo nuevo y desconocido. Mientras tanto, la pareja de hombres, camina lenta y armoniosamente, no tienen miedo ni nada que ocultar. Han pasado demasiados años luchando para que esta situación de supuesta normalidad se diera hoy en día. El problema es que son mayores y mostrar su amor en público parece algo indigno, el amor solamente han de mostrarlo los jóvenes, ya que esta sociedad repudia todo lo viejo.Las asociaciones y colectivos LGTBI deben estar atentos ante esta nueva homofobia porque cada vez serán más las personas de la tercera edad que muestren su visibilidad y podrían encontrarse en una situación de desamparo. Nuestra sociedad no está preparada todavía para asumir esta situación y en las residencias de ancianos se encontrarían desplazados e incomprendidos porque las relaciones entre homosexuales continúan siendo un tema tabú; por lo que optarían por ocultarse y asumir en silencio las burlas del resto de compañeros que desconocen su situación personal.Pero existe una situación aún más grave, ante una ola de lgtbfobia y violencia como la ocurrida en los últimos meses en distintas ciudades españolas, en la que han golpeado a varios jóvenes homosexuales, nuestros mayores no sobrevivirían. Sus cuerpos no podrían soportar una paliza. Además, si esto ocurriera, el resto optaría por no visibilizarse en cuanto escucharan la noticia, porque tendrían miedo de que les ocurriera lo mismo y ya no sienten la misma fuerza que antaño para enfrentarse a determinadas situaciones. Ellos lucharon por nuestras libertades cuando fueron jóvenes, ahora los jóvenes debemos luchar por las suyas. Se lo merecen.

"La heterosexualidad no es normal, solo es común”

Dorothy Parker

Si has sufrido algún episodio Lgtbfóbico en la provincia de Alicante, te aconsejamos que contactes con Diversitat, pichando AQUÍ


Ayúdanos a crecer: